LA IMAGEN FEMENINA

 Fabulaciones sobre la mujer. 

Título: Torso [1973].Materia: Mármol rojo.

 Procedencia: Depósito de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo




Menos tu vientre, todo es oculto. Menos tu vientre, todo inseguro,

todo postrero,

polvo sin mundo. (Miguel Hernández, 1938-1941))

La imagen seleccionada es una pieza esculrica, un torso femenino, un fragmento del cuerpo de una mujer que indudablemente contiene otra presencia, otro ser en su interior. La anatoa  revela el cuerpo de una  mujer joven. Se aprecia la voluntad de resaltar el vientre gestante y el pubis en comparación con los senos que se representan casi insinuados como si nada estuviese ocurriendo en ese cuerpo representado. Pero el objetivo es destacar la evidencia tangible de la existencia de otro ser que está  anunciando su llegada, que ocupa y transforma un cuerpo que por ciertos detalles se

adivina grácil. La idea del escultor y grabador Rafael Carmona es mostrar ltransformación, la mutación de un cuerpo grácil. Parece como si el escultor quisiera mostrar en este fragmento la metamorfosis posible de una forma grácil en una forma pesada pero con la voluntad de encontrar la clave de un secreto. Forma sinuosa y abultada, pero a la vez elástica, en movimiento: ¿movimiento púdico o exhibición gozosa y sensual de plenitud? Cuerpo femenino que contiene otro cuerpo en su interior. No es la representación de una mujer, no es la representación de la maternidad. Es una mirada sobre una fase dentro de un proceso. El proceso es la reproducción biológica humana.  La mirada es la de un hombre. La mirada de un hombre en los años 70 del siglo XX sobre una función biológica que le es ajena.

 

Las representaciones del cuerpo desnudo contienen las huellas culturales. La ley se inscribe en el cuerpo. El cuerpo no es solo el cuerpo sexuado, es la representación de valores sociales que restringen, controlan y manipulan las funciones corporales y las interrelaciones entre los cuerpos. El cuerpo es un objeto social, su definición y uso son aprendidos y regulados socialmente. Las instituciones de control (médicas, educativas, recreativas), la tradición, las costumbres y los hábitos prescriben las normas respecto al cuerpo. El cuerpo femenino se ha constreñido a leyes y estructuras morales y sociales bajo el dominio masculino (Alina Cruz, 2003).

 

Las primeras imágenes de mujeres gestantes  en la plástica prehistorica son las conocidas como venus paleoliticas (Willendorf, Dolni Vestenice, Mal`ta, Sireuil, Grimaldi  y otras) donde la rotundidad de los vientres,caderas y senos  de las figuras se han interpretado como fetiches de la fecundidad. Ojos y mentes de hombres las han nominado como venus, diosas de fertilidad,  hasta que mujeres arqueólogas (Marcia- Ann Dobres, 1992; Encarna Sanahuja y Esther Hachuel, 1996)  han planteado nuevas hipótesis sobre este tema enunciando distintos significados que trascienden la imagen pasiva  de la fertilidad  femenina. Desde una perspectiva feminista se propone un análisis de revisión  introduciendo los hallazgos conocidos de las llamadas venus paleoliticas, ponen en duda la función que otros autores dan a estas esculturas como objetos de culto e incluso la atribución al genero femenino de alguno de los ejemplares aparecidos en Europa. El enunciado de la hipótesis de Marcia-Ann Dobres  se formula como una pregunta: ¿ representaciones femeninas o envidia de venus? y pone eénfasis en el núcleo del problema: que obtenemos las mujeres de esa búsqueda incasablde imágenes femeninas en la historia de la humanidad, cual es el interés de  los prehistoriadores y después de los historiadores al resaltar  los estereotipos de  mujer que han servido y todavía sirven de base a la  dominación patriarcal, en este caso, el de la mujer como generadora de vida, la madre.

 

Estas imágenes, figurillas ginecomorfas, que representan  mujeres obesas o esbeltas, gestantes o no que comparten un código común durante una amplia etapa cronológica, el Paleolítico y en un territorio extenso que va desde el occidente europeo hasta Siberia deben ser reconsideradas en su contexto, debemos ver a través de ellas las acciones de los grupos humanos que mientras las fabricaban y las usaban, fabricaban  otros objetos para su vida en grupo y producían nuevas criaturas al tiempo que organizabasu vida como grupo.

 

El cuerpo de las mujeres bajo la mirada de los hombres, encadenado a sus leyes se nos ofrece en las imágenes como seductor, ejemplar, divino, gestante, nutriente, ese cuerpo de las mujeres que tanto nos ha costado rehabitar  a las propias mujeres, que tanto ha costado al movimiento feminista resituar en su lugar está poblado de falsos mitos, creados  por una sociedad patriarcal, entre ellos el de la maternidad como pilar básico del dominio patriarcal, según las normas del sometimiento femenino a su biología, la represión sexual y la usurpación del producto: las hijas y los hijos por el padre.

 

Hoy revisar y repensar estas imágenes nos debe ayudar en la toma de conciencia de una conquista femenina relativamente reciente: la recuperación del propio cuerpo y la voluntad de decidir la producción de un nuevo ser humano. Es una conquista del feminismo y de las mujeres tomando el timón de sus propias vidas, de su cuerpo y de la relación de su cuerpo con el cuerpo de las otras y de los otros.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MUJERES EN LA HISTORIA

CUENTOS COEDUCATIVOS

QUESADEÑAS CON NOMBRE PROPIO